Cristal que no se ve desde fuera

Cristal que no se ve desde fuera

Cristal inteligente

Cuando se vive en un bajo, en un primer piso o en un bloque de apartamentos, abrir las ventanas puede significar que el resto de vecinos y viandantes puedan ver qué haces o el desorden de tu casa. Esto hace que el tema de la privacidad se convierta en un problema serio, ya que a menudo para impedir que te vean desde el exterior la solución es bajar las persianas. Sin embargo, esta solución es poco práctica la mayor parte de las veces, ya que ni nos permite observar el exterior de nuestra vivienda ni que entre la luz solar a través de nuestras ventanas o balcones.
Empezando por la opción más económica, las cortinas son una solución rápida que permite pasar más luz que las persianas bajadas pero que sigue sin darnos una solución efectiva al asunto de poder ver el exterior. Además, si elegimos cortinas muy opacas la luz que pase al interior de la vivienda será muy escasa, y si son de tipo visillo de noche los vecinos y viandantes podrán ver nuestras siluetas.
Una de las opciones más efectivas a estos problemas ante los que nos encontramos es seleccionar cuidadosamente el tipo de vidrio. No todos los vidrios son transparentes, las empresas especialistas en vidrio ofrecen materiales muy prácticos que dejan entrar la luz sin ser vistos como los vidrios al ácido o vidrios mateados.

vidrios que no se ven

Las cortinas son la opción más económica para ganar privacidad en el hogar. Pero tal y como hemos comentado antes, también es una de las menos prácticas durante el día. Ya que además de impedir que entre una buena cantidad de luz, nos limitan las vistas y poder mirar por las ventanas.
Estos elementos decorativos pueden funcionar como solución rápida, especialmente durante la noche, pero el tema de la privacidad durante el día quedaría sin resolver. Por ello no se trata de la mejor solución cuando se tiene este problema de privacidad.
Además, si se eligen cortinas muy opacas, la luz que penetre durante el día será muy escasa, mientras que si son más ligeras, de noche los vecinos y otras personas podrían ver más de lo que nos gustaría.
Una opción es optar por una ventana más alarga de lo normal y colocarla cercana al techo en un lugar del sitio habitual a media altura. Esto permitirá que los demás no puedan vernos desde el exterior.
Por ello, estos cristales funcionan a la perfección durante el día, ya que permiten ver sin que nos vean. No obstante, por la noche el efecto espejo es menos efectivo, por lo que se requerirá recurrir a otras soluciones como las persianas para que la privacidad sea total.

ventanas que te permiten ver hacia afuera pero no hacia adentro

La ventana es todo un conjunto que debe tener  una correlación adecuada entre sus materiales. De nada sirve seleccionar un vidrio de seguridad para una ventana que posee unos herrajes de poca resistencia, o escoger un vidrio con tratamiento térmico, si después la ventana no tiene un sistema de estanqueidad, y a través de las holguras de las ventanas sale el calor de la calefacción y entra el aire frío en invierno, en verano las holguras de la ventanas y un mal acristalamiento incrementan el gasto en aire acondicionado, sobre todo en zonas de costa y las zonas orientadas al sur.
Por medio del tratamiento con ácido podemos obtener diversos matices del cristal, proporcionándole un excelente acabado de tacto sedoso en su superficie,  que facilita su limpieza y mantenimiento, al mismo tiempo que evita la impresión de huellas dactilares.
El cristal que incrementa su opacidad y refleja la luz tal y como su nombre nos indica se trata de un cristal cuya apariencia se asemeja a la de un espejo, aunque éste  efecto solo se aprecia desde la parte exterior del cristal, y si la intensidad de la luz interior es  mayor que la luz exteiorr pierde esa propiedad reflexiva y desde el exterior se podrá ver dentro.

wikipedia

El mejor truco para que no entre luz por la ventana al amanecer es bajar al máximo la persiana. Pero en ocasiones, esta medida puede ser insuficiente para aquellos a los que les gusta dormir completamente a oscuras o tienen que dormir por el día. Para ellos, el mercado ofrece diferentes soluciones que tienen como objetivo oscurecer una ventana completamente. Sin embargo, también hay trucos caseros curiosos, tengas terraza o balcón, con los que se pueden tapar la ventana para que no entre la luz del día. ¿Quieres descubrirlos?
Puedes tapar la ventana para que no entre la luz, ni el calor en verano, colocando un papel adhesivo muy oscuro en los cristales de las ventanas. De esta forma, la luz no podrá entrar en el interior de la habitación ni siquiera por las rendijas de las persianas. De hecho, en función del modelo que elijas, este truco puede reducir hasta un 69% la luz y un 90% los rayos UV.
Otra forma de tapar la ventana para que no entre la luz es instalando pantallas enrollables en las ventanas. Se trata de una barrera térmica que aísla de la temperatura exterior y, además, dependiendo del porcentaje de apertura de este, puede llegar a ser totalmente opaco y solucionar la excesiva entrada de luz. Al ser enrollable, se puede bajar durante la noche y subir una vez te levantes. Cómodo, ¿verdad?

Cristal que no se ve desde fuera online

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad